lunes, 6 de diciembre de 2010

La crisis puede reducir los programas vacacionales del Imserso

El Imserso podría reducir los viajes turísticos para jubilados


Nos llama la atención esta noticia, la cual transcribimos. Creo que las vacaciones del Imserso, benefician a los jubilados y a la vez mantienen abiertas las plazas hoteleras en temporada baja. Anulando dichas actividades se generaría más paro, lo que es un contrasentido.


Sol, playa y recortes. Si los pensionistas habían recibido con recelo la congelación de sus pensiones a partir de 2011, ahora el Gobierno planea desposeerles de su retiro costero.
Los principales alojamientos hoteleros de Benidorm, Torrevieja o Torremolinos podrían ver como para el próximo 2011 sus habitaciones están más vacías que el presente pasado. ¿La razón? Los recortes presupuestarios de todos los Ministerios amenazan con llegar también a las subvenciones que el Instituto de Mayores y Servicios Sociales (Imserso) destina a los tradicionales viajes subvencionados para jubilados.
En tan sólo un año, el colectivo de mayores ha pasado e ser uno de los ejes de la política turística del Gobierno a convertirse en otro sector al que aplicar la tijera. En agosto de 2009, el Consejo de Ministros aprobó una medida extraordinaria con la cual el número de plazas hoteleras destinadas a los viajes del Imserso crecía un 20%, para alcanzar a un total de 1.200.000 beneficiarios. Pero en medio de los planes de recorte que están sufriendo todos los departamentos, el Ministerio de Sanidad (organismo del que depende este instituto) ha anunciado que para el período 2010-2011 “todavía no ha cerrado” la cifra de plazas disminuirá, a pesar de que la temporada arranca en octubre.
Los empresarios del sector han puesto el grito en el cielo al augurar el cierre de muchos establecimientos de cara al invierno. La patronal del sector, Cehat, ha criticado la “falta de planificación” y “la indefinición” del Ejecutivo, por no concretar si mantendrá las 200.000 plazas extraordinarias que aprobó el pasado año con la intención de aliviar los maltrechos resultados del sector turístico. De hecho, en las últimas semanas todas las encuestas y estudios publicados por distintos organismos internacionales auguran el final de la etapa dorada del turismo de sol y playa español por la pujanza de otros destinos, como Túnez o Turquía.
El propio Imserso recoge en su memoria sobre la pasada campaña de viajes que el 96% de los mayores que se acogieron el plan “volverían a repetir” y señala que de cada euro que invierte el Gobierno a este fin, el Estado recupera 1,54 euros, sin contar con los 118.000 puestos de trabajo directos e indirectos que se ven afectados.
Los beneficiarios
El Programa de Vacaciones para Personas Mayores tiene como objetivo potenciar el sector turístico en sus temporadas bajas así como un componente social al permitir la movilidad de los jubilados por toda España, en un momento en el que los hoteles costeros y del interior se encuentran menos frecuentados que en los calurosos meses de verano. Un hecho que permite a muchos hoteles permanecer con las puertas abiertas aunque las condiciones climatológicas no acompañen.
Los beneficiarios estipulados por el Ministerio son todos aquellos mayores de 65 años, los pensionistas de jubilación u otros pensionistas a partir de los 60 años. En el caso de que el beneficiario quiera ir acompañado por su cónyuge, a éste no se le exigirá ninguno de los anteriores requisitos. Los agraciados con una de las plazas tendrán derecho al desplazamiento, el alojamiento, las actividades de ocio y un seguro de viaje.

viernes, 29 de octubre de 2010

CONFLICTO GENERACIONAL

Conflicto Genaracional


El Médico de Familia inglés, Ronald Gibson, comenzó una conferencia sobre conflicto generacional, citando cuatro frases:

1) "Nuestra juventud gusta del lujo y es mal educada, no hace caso a las autoridades y no tiene el menor respeto por los de mayor edad. Nuestros hijos hoy son unos verdaderos tiranos. Ellos no se ponen de pie cuando una persona anciana entra. Responden a sus padres y son simplemente malos."

2) "Ya no tengo ninguna esperanza en el futuro de nuestro país, si la juventud de hoy toma mañana el poder, porque esa juventud es insoportable, desenfrenada, simplemente horrible."

3) "Nuestro mundo llegó a su punto crítico. Los hijos ya no escuchan a sus padres. El fin del mundo no puede estar muy lejos."

4) "Esta juventud esta malograda hasta el fondo del corazón. Los jóvenes son malhechores y ociosos. Ellos jamás serán como la juventud de antes. La juventud de hoy no será capaz de mantener nuestra cultura."

Después de enunciar las cuatro citas, el Doctor Gibson, observaba como gran parte de la concurrencia aprobaba cada una de las frases. Aguardó unos instantes a que se acallaran los murmullos de la gente comentando lo expresado y entonces reveló el origen de las frases, diciendo:

La primera frase es de Sócrates (470 - 399 A .C.);

La segunda es de Hesíodo ( 720 A .C.);

La tercera es de un sacerdote ( 2.000 A .C.);

La cuarta estaba escrita en un vaso de arcilla descubierto en las ruinas de Babilonia (actual Bagdad) y con más de 4.000 años de existencia;

Y ante la perplejidad de los asistentes, concluyó diciéndoles:

Señoras Madres y Señores Padres de familia:

RELÁJENSE, QUE LA COSA SIEMPRE HA SIDO ASÍ...

sábado, 27 de marzo de 2010

Empleos saludables y sostenibles para jubilados

EMPLEOS SALUDABLES Y SOSTENIBLES PARA JUBILADOS


Nos llama la atención la siguiente noticia sobre jubilados, que tratamos de reflejar en el "blog". En estos tiempos que tanto se habla de alargar la edad de jubilación parece anecdótico.

Hoy se publica la noticia de una evidencia, el hecho de trabajar en algo después de la jubilación es bueno para la salud. En cuanto que ZP lea el estudio y dado que su principal preocupación, tras la salud del planeta, es la salud de sus gobernados, alargará la edad de jubilación a los 78 años porque es bueno para ellos y lo que es bueno para la salud de la gente ZP lo pone en el BOE.
Un periódico de tirada nacional
publica un artículo titulado “Los jubilados que siguen trabajando tienen mejor salud”, el estudio llega a dos conclusiones obvias, pero no está mal que nos las recuerden. Primero, que los jubilados que trabajan a tiempo parcial padecen menos enfermedades graves, y segundo que su salud mental es mejor siempre que no estén sometidos a estrés.
Dado que si ZP pone a trabajar a los jubilados los parados se verían abocados al paro de larguísima duración, solo hay una solución, que Zapatero cree un par de millones de empleos verdes, saludables y sostenibles para jubilados. Es hora de aportar ideas, y yo como siempre quiero aportarle a ZP mi granito de idea. Aquí va una manita de cinco.
1-. En un proyecto de esta envergadura, el primer semillero de empleos sería el correspondiente observatorio para el que propongo el nombre de OJEADOS (Observatorio de Jubilados Empleados en Actividades Débilmente Onerosas y Sostenibles), qué menos que seis mil ojeadores jubilados más otros quinientos para que ojeen a los ojeadores, total ocho mil, y no me equivoco en la suma.
2.- La segunda mina de empleos para jubilados que propongo conjuga las dos principales preocupaciones de ZP, la salud del planeta y la de sus súbditos, digo conciudadanos. Se trataría de aprovechar la vieja costumbre de los jubilados de echarle migas o grano a las palomas y hacer que los sustentadores colombófilos fuesen anotando a lo largo de los años el comportamiento de las palomas a la hora de picotear, de volar, de beber y de estar posadas para demostrar el impacto del cambio climático en la vida de las palomas.
3.- Emplear a los jubilados como testigos climáticos, colocándoles un collar microcomputerizado que envía los datos de la actividad del jubilado junto con los de la temperatura vía satélite pudiendo demostrarse irrefutablemente que el calentamiento climático provocado por el cambio global es un hecho. Imaginen que se tabula el número de veces que los jubilados van a mingitar y se descubre que por cada medio grado que sube la temperatura media la frecuencia de mingitaciones se multiplica por un factor significativo. Esa sería la prueba definitiva.
Tendríamos de este modo unos medidores estupendos del desastre climático, serían accesibles sin tener que irse a la banquisa ártica ni andar poniéndoles collares a cientos de osos.
4.- Emplearlos como promotores de una nueva industria funeraria sostenible. Hoy en día un entierro emite mucho CO2 a la atmósfera, por ejemplo el coche fúnebre podría ser un carrito tirado por jubilados, hacen ejercicio, trabajan y minoran las emisiones de CO2.
5.- De todos es sabido que los jubilados son viejos y los viejos tosen mucho, se les podría aprovechar dotándoles de un mini aerogenerador que deberían llevar siempre delante de la boca y con cada tosido estarían generando una electricidad no contaminante y muy necesaria. Que te paguen por toser es algo que estimularía mucho a la generación jubilada.
Y de momento esto es todo.