lunes, 6 de diciembre de 2010

La crisis puede reducir los programas vacacionales del Imserso

El Imserso podría reducir los viajes turísticos para jubilados


Nos llama la atención esta noticia, la cual transcribimos. Creo que las vacaciones del Imserso, benefician a los jubilados y a la vez mantienen abiertas las plazas hoteleras en temporada baja. Anulando dichas actividades se generaría más paro, lo que es un contrasentido.


Sol, playa y recortes. Si los pensionistas habían recibido con recelo la congelación de sus pensiones a partir de 2011, ahora el Gobierno planea desposeerles de su retiro costero.
Los principales alojamientos hoteleros de Benidorm, Torrevieja o Torremolinos podrían ver como para el próximo 2011 sus habitaciones están más vacías que el presente pasado. ¿La razón? Los recortes presupuestarios de todos los Ministerios amenazan con llegar también a las subvenciones que el Instituto de Mayores y Servicios Sociales (Imserso) destina a los tradicionales viajes subvencionados para jubilados.
En tan sólo un año, el colectivo de mayores ha pasado e ser uno de los ejes de la política turística del Gobierno a convertirse en otro sector al que aplicar la tijera. En agosto de 2009, el Consejo de Ministros aprobó una medida extraordinaria con la cual el número de plazas hoteleras destinadas a los viajes del Imserso crecía un 20%, para alcanzar a un total de 1.200.000 beneficiarios. Pero en medio de los planes de recorte que están sufriendo todos los departamentos, el Ministerio de Sanidad (organismo del que depende este instituto) ha anunciado que para el período 2010-2011 “todavía no ha cerrado” la cifra de plazas disminuirá, a pesar de que la temporada arranca en octubre.
Los empresarios del sector han puesto el grito en el cielo al augurar el cierre de muchos establecimientos de cara al invierno. La patronal del sector, Cehat, ha criticado la “falta de planificación” y “la indefinición” del Ejecutivo, por no concretar si mantendrá las 200.000 plazas extraordinarias que aprobó el pasado año con la intención de aliviar los maltrechos resultados del sector turístico. De hecho, en las últimas semanas todas las encuestas y estudios publicados por distintos organismos internacionales auguran el final de la etapa dorada del turismo de sol y playa español por la pujanza de otros destinos, como Túnez o Turquía.
El propio Imserso recoge en su memoria sobre la pasada campaña de viajes que el 96% de los mayores que se acogieron el plan “volverían a repetir” y señala que de cada euro que invierte el Gobierno a este fin, el Estado recupera 1,54 euros, sin contar con los 118.000 puestos de trabajo directos e indirectos que se ven afectados.
Los beneficiarios
El Programa de Vacaciones para Personas Mayores tiene como objetivo potenciar el sector turístico en sus temporadas bajas así como un componente social al permitir la movilidad de los jubilados por toda España, en un momento en el que los hoteles costeros y del interior se encuentran menos frecuentados que en los calurosos meses de verano. Un hecho que permite a muchos hoteles permanecer con las puertas abiertas aunque las condiciones climatológicas no acompañen.
Los beneficiarios estipulados por el Ministerio son todos aquellos mayores de 65 años, los pensionistas de jubilación u otros pensionistas a partir de los 60 años. En el caso de que el beneficiario quiera ir acompañado por su cónyuge, a éste no se le exigirá ninguno de los anteriores requisitos. Los agraciados con una de las plazas tendrán derecho al desplazamiento, el alojamiento, las actividades de ocio y un seguro de viaje.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada