sábado, 13 de mayo de 2017

Poema de José Saramago


¡Qué cuántos años tengo!


 Hoy transcribimos en nuestro blog éste poema del premio Nobel de literatura del año 1898: José Saramago. El  humanismo de Saramago, enfrentado a cualquier planteamiento dogmático,  que resuena siempre detrás del escepticismo que caracteriza en gran medida su punto de vista. Cuenta en sus obras la vida cotidiana y reflexiona sobre el ser humano, el espacio y el tiempo.


Poema:

¿Qué cuántos años tengo?
– ¡Qué importa eso!
¡Tengo la edad que quiero y siento!
La edad en que puedo gritar sin miedo lo que pienso.
Hacer lo que deseo,
sin miedo al fracaso o lo desconocido…
Pues tengo la experiencia de los años vividos
y la fuerza de la convicción de mis deseos.

¡Qué importa cuántos años tengo!
¡No quiero pensar en ello!
Pues unos dicen que ya soy viejo,
otros “que estoy en el apogeo”.
Pero no es la edad que tengo,
 ni lo que la gente dice,
sino lo que mi corazón siente
y mi cerebro dicte.

Tengo los años necesarios
para gritar lo que pienso,
para hacer lo que quiero,
para reconocer yerros viejos,
rectificar caminos y atesorar éxitos.

Ahora no tienen por qué decir:
¡Estás muy joven, no lo lograrás!…
¡Estás muy viejo/a, ya no podrás!…
Tengo la edad en que las cosas
se miran con más calma,  
pero con el interés de seguir creciendo.

Tengo los años en que los sueños,
se empiezan a acariciar con los dedos,
las ilusiones se convierten en esperanza.
Tengo los años en que el amor,
a veces es una loca llamarada,
ansiosa de consumirse en el fuego
de una pasión deseada.
y otras… es un remanso de paz,
como el atardecer en la playa..

¿Qué cuántos años tengo?
No necesito marcarlos con un número,
pues mis anhelos alcanzados,
mis triunfos obtenidos,
las lágrimas que por el camino derramé
al ver mis ilusiones truncadas..
. ¡Valen mucho más que eso!

¡Qué importa si cumplo cincuenta,
sesenta o más! Pues lo que importa:
¡es la edad que siento! Tengo los años
que necesito para vivir libre y sin miedos

jueves, 4 de mayo de 2017

Cada vez más mayores españoles que viven solos


La soledad de los mayores


Los mayores de 65 años representan el 41,7% de los hogares españoles en los que vive una sola persona, una cifra que aumenta cada año y que en 2016 ha vuelto a hacerlo en un 4% llegando ya a 1.933.300.
Las mujeres también en esto llevan la delantera y se ven afectadas por este fenómeno. Según la Encuesta Continua de Hogares que ha publicado el INE, hasta un 70,7% (1.367.400) no convive con nadie y el 47,5% son viudas, a diferencia de los hombres de más de 65 años (565.800), que en su mayoría son solteros (58,2%).
A pesar de todo, en nuestro país, lo más habitual sigue siendo vivir en pareja y los que tienen hijos son los más numerosos (6.228.800) frente a los que no tienen descendencia (3.861.900).
Uno de los grandes problemas de la tercera edad es precisamente la soledad, ya que en la mayoría de los casos de mayores de 65 años no han elegido esta situación sino que se debe fundamentalmente a que su pareja ha fallecido, sus hijos no tienen tiempo para visitarles o porque se encuentran enfermos y eso les hace aislarse.
La soledad no deseada en uno de los mayores riesgos para el deterioro de la salud, y un factor determinante que favorece las situaciones de dependencia, por lo que es importante que pongamos de nuestra parte y que los partidos políticos, que tanto pelean por otras cosas, dirijan su mirada a los mayores.